jueves, 22 de septiembre de 2016

Programa de Novena y Fiesta Patronal de Nuestra Señora del Rosario

 Para ver el programa completo haz click en el siguiente link:

             Programa 2016- Novena y Fiestas patronales 2016

                                      VIRGEN DEL ROSARIO,
                                      VUELVE A NOSOTROS,
                             ESOS TUS OJOS MISERICORDIOSOS
Nuestra Sra. del Rosario, la sentadita
Patrona de la Prelatura de Cafayate


domingo, 18 de septiembre de 2016

Homilía Domingo 25 º del tiempo Ordinario- Jubileo de Cáritas Prelaticia




Estamos celebrando el Jubileo de Cáritas. 
Después del retiro en el que hemos compartido la espiritualidad de Cáritas, iluminada por la palabra de Dios y también por la enseñanza de la iglesia. Y una de las cosas que hemos visto marcadamente, es que Jesucristo es el rostro de la Misericordia del Padre. Quien quiera conocer al Padre tiene que mirar a Jesús. Y en Jesús lo que vemos es un rostro Misericordioso.
 Y este Rostro Misericordiosos de Jesús, nos invita a su vez, a que tengamos también nosotros una actitud de misericordia que revele el Corazón del Padre y que revele el corazón de Jesús, de quien nosotros somos discípulos:
 Sean misericordiosos como el Padre de Uds. es misericordioso.
  Y una de las cosas que podemos prestar atención en la liturgia de hoy, es la antífona del salmo. Ese versito que vamos contestando en cada una de las estrofas:
                                                Alaben al Señor, que alza al pobre, que lo pone de pie.
Y la última estrofa del salmo que la iglesia nos propone para meditar hoy precisamente dice esto: Él, es decir Dios, levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre, para hacerlo sentar entre los nobles, entre los nobles de su pueblo.
 Esta actitud de Dios que levanta al pobre de su miseria, otras traducciones dicen: levanta al pobre de su basura. Esta actitud de Dios es una actitud de misericordia.
Dios lo hace no porque el pobre se lo merezca, sino porque lo necesita. No lo hace como quien le da un, premio al que sufre de pobreza, sino que lo hace como un regalo gratuito. Y la misericordia es eso... obrar gratuitamente por amor.
 Si nosotros, tenemos que ser misericordiosos como el Padre, viviendo el carisma de Cáritas. Podemos prestarle atención a esta imagen bíblica del que el salmo nos habla, porque nosotros entramos en contacto con las llagas de nuestro prójimo, con las pobrezas de nuestra gente.
Ser misericordiosos como el Padre es Misericordioso como el Padre significa alzar al pobre desde su miseria…para sentarlo entre los nobles… para descubrirle su dignidad. Y no caer en la manera de pensar mundana de la que nos hablaba el profeta Amos en la 1º lectura cuando acusa a los dirigentes de su pueblo, diciendo que, ellos pisotean al indigente, para hacer desaparecer a los pobres del país, que  los compran  por un par de sandalias..
Quien vive el carisma de Cáritas, no puede caer en esto.  No puede interpretar que su acción desde esta institución es solamente para acallar la conciencia o para comprar a los débiles con dinero y al indigente por un par de sandalias… con unas zapatillitas que demos ya está… Para quedarnos tranquilos y para que las cosas sigan igual.
Quien vive el carisma de Cáritas y trata  de mostrar el rostro Misericordioso del Padre, no se  puede contentar con eso porque , eso nos iguala con  el resto de la sociedad, que tiene esta mirada mundana y utilitarista del pobre, al que lo usa… para  sus propios beneficios y sacarles provecho para sus propios fines.
No, no es eso lo que nosotros debemos hacer… Nosotros al ser misericordiosos como el Padre, o por lo menos al querer serlo, al intentarlo… habremos de ser aquellos que alzan de la basura, de la miseria al pobre, para sentarlo entre los nobles.  Es decir para mostrarles la altísima dignidad que Dios les dio a pesar: de los problemas económicos y sociales en los que pueda haberse metido, por culpa propia o por culpa de otros que están más arriba. Eso ya depende, pero cultivarle la dignidad que Dios le dio.
 El evangelio de hoy nos habla también un poco de esto cuando dice no se puede servir a dos señores. NO se puede servir a Dios y al dinero. Porque lo que genera pobreza es la adoración al dinero, nos guste o no. Por qué hay pobre, porque hay injusticias? Porque hay algunos que quieren tener de todo aunque los demás se mueran de hambre. No se puede servir a dos señores. No se puede servir a Dios y al dinero.  Nosotros como institución de Cáritas, habremos de manejar el dinero, pero sin adorarlo. Gánense amigos, decía Jesús en el evangelio de Hoy, con el dinero de la injusticia así cuando este les falte a Uds. tengan Ud. quienes los reciban en las moradas eternas.
 Quienes son estos, que nos van a recibir en las moradas eternas?  Siguiendo el pensamiento de Lucas, que es el evangelio que cavamos de escuchar… eso son los pobres. La formulación que trae Lucas en la proclamación de las bienaventuranzas dicen: bienaventurados los pobres. El uso del dinero que tengamos que hacer es para beneficio de éstos que nos pueden recibir en las moradas eternas.  Y por eso, este señor… que se llama plata, que se llama dinero, no puede ser nuestro dios. Nosotros tenemos que aprender a manejarlo, para el bien de los que lo necesitan. Para alzar de la miseria al pobre y sentarlo entre los nobles. Pero no podemos manejarlo para rendirle homenaje, culto y adoración… y en su honor sacrificar a nuestros propios pobres.
 Que hermosos que nosotros, vivamos así iluminados por la palabra del Señor y le mostremos a los que sufren pobreza que hay una riqueza inigualable,  que nunca puede ocupar lugar en el bolsillo pero que hace grande el corazón… la riqueza de Dios. Nosotros estamos llamados a levantar al pobre de su miseria para sentarlo entre los nobles, entre los príncipes, descubriéndoles su dignidad. Muchas veces eso nos va a poner en contacto con el dinero, pero más allá de eso lo importante es que el pobre se dé cuenta: de que Dios es su fortaleza, Dios es su grandeza, Dios es su riqueza…
 Esto no impide que el pobre trate de prosperar materialmente, al contrario tiene que ver con eso. Pero qué triste sería que les llenemos los bolsillos a los pobres para que adoren al dinero que les pusimos en ellos. No cumpliríamos con lo que Dios nos pide.
 Nuestro desafío es, mostrar que la verdadera riqueza del hombre está en el amor de su Dios. Que, con la riqueza uno puede prosperar económica mente… sí, pero sin hacer de eso el sentido y la finalidad de su vida. La finalidad de su vida es mucho más grande, porque es mucho más grande su dignidad, su dignidad no tiene precio.
Por eso hermanos en esta tarde les vamos a pedir al Señor, que nos utilice… como instrumentos suyos para elevar al pobre de su miseria, para mostrarle la dignidad que Dios le dio, para mostrarle cuál es su verdadera riqueza, donde radica su grandeza,  cual es la vocación a la que está llamado, aquello que lo va hacer plenamente feliz.
María madre de Misericordia, es el rostro materno de Dios, rostro por lo tanto lleno de ternura, lleno de misericordia que nos ayude con su oración a mostrar el rostro misericordioso del padre, el rostro misericordioso de Jesús. Que les alegre la vida a nuestros hermanos, que les devuelva la dignidad, aquella dignidad que mucha gente no quiere mirar. Así sea.
Pbro. Flavio R. Quiroga
San Carlos 


domingo, 11 de septiembre de 2016

Domingo 24° del tiempo Ordinario



San Lucas (15,1-32):
En las lecturas que hemos escuchado particularmente en el evangelio, hay una oveja que se pierde, una moneda que se extravía, hay un hijo que se va de la casa de sus padres.
Estas son las escenas que nos propone el evangelio. Quien no se ha extraviado en algún momento de la vida? Quien no ha perdido algo importante de su existencia? Quien no ha abandonado la casa del padre cuando se ha enojado con alguien  o ha querido hacer otro tipo de vida?..
 Son situaciones importantes e interesantes que el Señor manifiesta, precisamente porque los fariseos y los escribas, las personas entendidas de la Ley y piadosas no entendían por que Jesús conversaba con pecadores, es decir con gente de mala fama.
El Señor explica eso: Dios están bueno, que es capaz de dejar a 99 ovejas para ir a buscar  a  la que se extravió, porque esa… esa es importante… Él la quiere… Él la ama… y no la va a retar, sino que la va a cargar sobre sus hombros y la va devolver a su corral.
Dios es tan bueno… Dios es tan grande, tan misericordioso y nos quiere tanto… que nos pone el ejemplo de esa mujer que tiene más o menos lo equivalente a 2000$, se le pierden 200 y prende todas las luces de la casa para buscarla. Y cuando los encuentra, llama a sus vecinos para que participen de su gozo por haber encontrado  la moneda que se perdió…
 Dios nos quiere tanto… Dios nos cuenta a cada uno de nosotros por lo que somos y nos quiere de tal manera que nos está siempre esperando cuando nos hallamos idos de la casa del Padre y nos hallamos despilfarrando la herencia.
 Son las parábolas del Señor… Son las parábolas de la misericordia que Dios nos propone a cada uno y nos incita a meditar….
 Quien no se perdió en alguna ocasión de su vida como la oveja del corral?
Quien no perdió algo importante de su existencia por sus malas obras o descuidos? Quien no ha abandonado en alguna ocasión los afectos, cariños y  amores de la casa de su padre por querer buscar la felicidad y encontrar el camino equivocado?
 Nuestro Padre es quien nos busca, es Él quien nos quiere, quien nos ama y por tanto nuestras disposición y precisamente nuestra actitud ha de ser la  del que recibe de los  demás hermanos con el corazón y un espíritu generoso…
 Seremos nosotros como el Padre Misericordioso que no tiene en cuenta los extravíos y los pecados o seremos como el  hijo  que recrimina a su padre que sea bueno?...
Quiera Dios, que  cada uno de nosotros: hijos de ese magnífico Padre, hermanos de este Señor  nuestro que nos busca, iluminados por la gracia del Espíritu, podamos ser testigos de su bondad  y su amor para ser compasivos y misericordiosos.
Que así sea!
Pbro. Walther Gonza
Parroquia N. Sra. del Rosario
 Catedral de Cafayate

jueves, 8 de septiembre de 2016

8 de Septiembre 47ª Aniversario de Prelatura de Cafayate



En un día como hoy nuestra Prelatura de Cafayate fué creada, como jurisdicción eclesial, sufraganea de la Arquidiósesis de Salta .
 Hoy Celebramos el 47º aniversario de este hecho histórico y feliz para todos nosostros los feligreses, sacerdotes, religiosos y religiosas que poblamos y servimos en estas tierras.   Les acercamos a nuestros lectores el documento en PDF y la foto del documento original, que por gentileza de Mons. José Demetrio Jiménez, Obispo Prelado de Cafayate, hoy podemos publicar en este medio.


Ver la Bula Completa y traducida al Castellano

 FELIZ ANIVERSARIO!!!!

sábado, 3 de septiembre de 2016

domingo, 28 de agosto de 2016

Domingo XXII del tiempo Ordinario

 Reflexión del evangelio de Lucas (14,1.7-14)
Bien una de las enseñanzas que nos deja el evangelio y que también nos habla la primera lectura, es el tema de la humildad. 
Bien, entonces podemos decir que la humildad... el humilde es el que se conoce, y sabe lo que vale... no se agranda mas de la cuenta, ni tampoco se hace menos. Entonces es el que se conoce y el que se valora.
Dios nos ama como somos, siempre. Él quiere, que vallamos mejorando cada vez mas. Él habla como quien nos ama como somos; y para ir siendo mejores necesitamos ésto. Necesitamos conocer lo que somos, ir preparando nuestro propio valor , para de ahí entonces ir preparándonos para la vida.
Entonces el humilde, es el que sabe lo bueno que hace o mas bien aquel que prefiere la GRACIA DE DIOS, por eso trata de crecer. Pero también sabe lo malo que hace y trata de cambiar realmente para mejor.
 También está representado en ésta parábola; dónde vemos esto de los primeros lugares y los últimos. Y nos hace referencia a esto de no valorarnos más de la cuenta; por ello los importantes son los últimos, por eso esa enseñanza de Jesús de la humildad, enseñanza que es llevada durante todo el evangelio.
 Y no nos olvidemos de lo otro que nos trae Jesús es la enseñanza, de que tenemos que amar abiertamente, sin esperar nada a cambio; lo importante, dice el evangelio, es tener la recompensa de la resurrección. La recompensa, nos viene de Dios, entonces, es un amor gratuito, nos enseña Jesús, UN AMOR SIN ESPERAR NADA A CAMBIO, por eso nos habla de ese clásico, de  invitar a un banquete a vecinos, amigos y a aquellos que no nos recompensarán a su vez.  Porque la recompensa no la tenemos que buscar en los demás sino que tenemos que buscarla de Dios. Por eso la enseñanza,  de Jesús, a amar a los demás, pero de esta manera gratuita sin interés alguno.
Que a través de ésto que nos enseña el Señor, podamos vivir en humildad, y amar desinteresadamente a nuestros hermanos. que así sea.
Pbro. Claudio Ronai 
Parroquia de San José
Santuario de San Roque

lunes, 22 de agosto de 2016

Domingo XXI del tiempo Ordinario

San Roque
Santuario de San Roque venerado en
San José Detpo. Sta María Catamarca Argentina
ENTRONIZACIÓN DE SAN ROQUE A SU CAMERÍN.

Buenas tardes hermanos. A la luz del evangelio de la palabra de Dios que hemos escuchado, hoy nos encontramos clausurando las festividades de San Roque para ponerlo en el lugar de donde nosotros lo encontramos.
En el evangelio vemos que el Señor nos habla de varias maneras sobre nuestro destino después de ésta vida en la tierra. En una oportunidad describió la puerta del cielo como estrecha, angosta y difícil, y la del infierno como una puerta ancha, amplia y fácil. Por supuesto nos recomendó que nos esforzáremos nosotros para entrar por la puerta angosta que lleva al cielo.
 Los seres humanos nacemos, crecemos y morimos, de hecho nacemos para morir. Nacer a la vida verdadera, para nacer a ésta vida, hay que entrar por la puerta angosta.
Nuestro destino para toda la eternidad queda definido en un instante mismo de nuestra muerte. En ese mismo momento nuestra alma que es inmortal se separa de nuestro cuerpo e inmediatamente es juzgado por Dios, en lo que se denomina y conocemos según el catecismo de la Iglesia Católica el Juicio Particular, el cual consiste en una iluminación instantánea que el alma recibe de Dios mediante la cual ésta, salva su destino para la eternidad, según sus buenas y malas obras. Nosotros no podemos escapar a las palabras del Señor y en base a ellas seremos juzgados: si dimos de comer al hambriento y de beber al sediento, si recibimos al extranjero y vestimos al desnudo, si dedicamos tiempo para acompañar al que estaba enfermo o prisionero, igualmente se nos preguntará si ayudamos a superar la duda que hace caer en el miedo y en ocasiones es fuente de soledad, si fuimos capaces de vencer la ignorancia en la que viven millones de personas, sobre todo los niños privados de la ayuda necesaria para ser rescatados de la pobreza, si fuimos capases de ser cercanos a quien estaba solo y afligido, si perdonamos a quien nos ofendió y rechazamos cualquier forma de rencor o de odio que conduce a la violencia, si tuvimos paciencia siguiendo el ejemplo de Dios que es tan paciente con nosotros y si encomendamos en oración a nuestros hermanos y hermanas. En cada uno de estos más pequeños, está presente Cristo mismo. Su carne se hace de nuevo visible como cuerpo martirizado, llagado, flagelado, desnutrido para que nosotros lo reconozcamos, lo toquemos, lo asistamos con cuidado. No olvidemos hermanos las palabras que decía San Juan de la Cruz “en el ocaso de nuestra vidas seremos juzgados en el amor”. Jesús nos dice que para llegar al cielo hay que esforzarse: “esfuércense por entrar por la puerta que es angosta y aprendan que la puerta del cielo es angosta y que muchos trataran de entrar al cielo y no podrán”. Es importante reconocer la misericordia del Señor que se manifiesta y se ha manifestado en este tiempo de San Roque. San Roque ha sido misericordia, misericordia expresa en el Señor entre nosotros, por eso es conveniente advertir lo que hemos escuchado en la segunda lectura, en la lectura de la carta de los hebreos “hermanos si nuestras obras no son acorde a las obras de misericordia que el Señor nos pide, escuchemos la corrección del hermano y tratemos de andar por el buen camino para entrar a la vida eterna como lo dice Jesús”.
Así en la segunda lectura hemos escuchado “es verdad que toda corrección en el momento de recibirla es motivo de tristeza y no de alegría, pero más tarde hermano, entiende, produce frutos de paz y de justicia en los que han sido adiestrados por ellos. Por eso que recobren el vigor las manos que desfallecen, las rodillas que flaquean, avancen por un camino llano para que el resto no caiga sino que se salven.
San Roque ha sido un tiempo de misericordia por el cual ciertamente nosotros, como reza la primera lectura, podemos llegar a ofrendar al Señor en recipientes verdaderamente puros.

Entren por la puerta angosta, porque la puerta ancha y el camino amplio conducen a la perdición y muchos entran por allí. Angosta es la puerta y estrecho el camino que conducen a la salvación y pocos son los que entran por él, o sea que según éstas palabras de Jesucristo es fácil llegar al infierno y muchos van para ella; y es difícil llegar al cielo y pocos llegaran allí. El cristiano ciertamente pervive en esta tierra y ciudadano del cielo, salimos de Dios y volvemos hacia Él, necesariamente nosotros salimos de la misericordia y volvemos a Él por su misericordia, por eso un cristiano tiene que ser misericordioso y en ésta enseñanza la Iglesia no puede hacer más que repetir la misma cosa a sus hijos “sean misericordiosos como lo es el Padre”. Las obras de misericordia no solo hacen bien a otros, nos hacen bien a nosotros, transforman el corazón. No son un adorno en la vida de los cristianos sino que hacen a la esencia de nuestra fe, nos identifican con Cristo, es el camino marcado por Jesús y el que recorrieron los santos como el caso de nuestro santo Roque.
Pbro. Luis Lopez
Rector del Santuario de San Roque- Prelatura de Cafayate.

lunes, 15 de agosto de 2016

Festividad de San Roque

San Roque
 Santuario de San Roque- Prelatura de Cafayate
San José, Santa María Catamarca Argentina
Foto: L.Y. Q.
Una vez más nos convoca San Roque en esta su fiesta patronal, y con un especial énfasis en esto trescientos años de la creación del pueblo de San José...
San Roque nos convoca a interiorizar profundamente el sentido del Evangelio en el capítulo 25... "cada vez que lo hicieron o no lo hicieron con esos mis humildes hermanos, me lo hicieron o no me lo hicieron a mí"...
¿Sabremos identificar nosotros las pestes de nuestro tiempo que atentan contra la vida y que nos invita San Roque a tocar estas pestes con nuestras manos, para que el mal no prospere, para que no permitamos que lo malo se difunda entre nosotros? ¿Podremos identificarnos con San Roque, hoy aquí en San José, a trescientos años de su fundación, herederos de una rica tradición, en esta Patria nuestra, en esta Iglesia nuestra? Ojalá que así sea.
Homilía de monseñor José Demetrio Jiménez, obispo de la Prelatura de Cafayate en el Santuario San Roque y parroquia San José de pueblo homónimo (Santa María-Catamarca).
                                             Escuchar homilía completa